954 233 075 / 954 233 076

©2019 by Bufete Castro Muñoz.

  • Bufete Castro Muñoz

Panorama actual de la Plusvalía Municipal

La semana pasada hicimos un breve resumen de los aspectos teóricos más importantes del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), más conocido como Plusvalía Municipal.


En la práctica puede suceder que la base imponible resultante de la aplicación de lo dispuesto en el artículo 107 de la LHL (para ver cómo se calcula pinchar aquí), no coincida con el incremento de valor real que haya experimentado el inmueble objeto de transmisión. E incluso es probable que, en contra de lo que resulte de estos parámetros, el inmueble haya experimentado una minusvalía.


En los puntos siguientes analizaremos las posturas que adoptan tanto el Tribunal Constitucional como el Tribunal Supremo y, para finalizar, expondremos los pasos a seguir para solicitar la devolución del impuesto en caso de que no proceda su ingreso.



TRIBUNAL CONSTITUCIONAL (STC 59/2017)


El Tribunal Constitucional (STC 59/2017) declaró inconstitucionales el artículo 107.1, 2 a) y 110.4 de la LHL puesto que dichos preceptos en los supuestos de no incremento de valor del terreno conllevaban que se gravara una renta ficticia. Es decir, al imponer a los sujetos pasivos la obligación de soportar la misma carga fiscal que corresponde a las situaciones de incrementos de valor, se estaba sometiendo a tributación situaciones de hecho inexpresivas de capacidad económica, lo que contradice frontalmente el principio de capacidad económica que garantiza el artículo 31.1 de la Constitución Española.


En conclusión, dichos preceptos son declarados inconstitucionales tan solo en supuestos donde no se haya producido un incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana. Sin embargo, el IIVTNU no es, con carácter general, inconstitucional, simplemente lo es cuando se somete a tributación situaciones inexpresivas de capacidad económica.


En cambio, la TCO 59/2017 dio pie a varias corrientes de opinión contradictorias entre los Juzgados y Tribunales, interpretando la mayoría que la liquidación de IIVTNU debía ser anulada en cuanto se girase, en aplicación de los preceptos de determinación de la base imponible eliminados por el TC, sin haber sido sustituidos por otros (TESIS MAXIMALISTA). En cambio, otros sectores tenían una visión completamente contraria, considerando que correspondía al contribuyente la carga de la prueba (TESIS MINIMALISTA).

No obstante, el Tribunal Supremo ha venido a aclarar la situación en respuesta a varios recursos de casación, cambiando notablemente el panorama existente desde el pronunciamiento del TC.



TRIBUNAL SUPREMO


El Tribunal Supremo ha sentado doctrina que, partiendo de considerar errónea la tesis maximalista, se puede resumir en los siguientes puntos:


- Corresponde al obligado tributario probar la inexistencia de incremento de valor del terreno transmitido.

- Para acreditar que no ha existido plusvalía gravada por el IIVTNU el sujeto pasivo puede:

  • Ofrecer cualquier principio de prueba, que al menos indiciariamente permita apreciarla, como puede ser la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión que se refleja en las escrituras públicas.

  • Optar por una prueba pericial

  • Emplear cualquier otro medio probatorio.

- Si el sujeto pasivo aporta la prueba de que el terreno no ha visto aumentado su valor, debe ser la Administración la que pruebe lo contrario.

- A los efectos de desvirtuar la existencia del incremento de valor, es obligado atender, exclusivamente, a la comparación de los valores de adquisición y transmisión exclusivamente, sin poder tomar en consideración otras circunstancias como gastos, costes, inversiones o mejoras.


Por tanto, en base a lo dispuesto por el TC y por el TS, una vez demostrada la inexistencia de plusvalía, no procede la liquidación del IIVTNU o, en su caso, corresponderá la anulación de la liquidación practicada o la rectificación de la autoliquidación y el reconocimiento del derecho a la devolución del impuesto.


En caso contrario, ha de girarse una liquidación, cuantificándose la base imponible del impuesto de conformidad con el artículo 107.1 y 107.2 LHL, que se mantienen en vigor para los casos de existencia de incremento de valor.



DEVOLUCIÓN DEL IMPUESTO


La sentencia del TC no incluye pronunciamiento alguno en relación a la retroactividad de su fallo en lo relacionado con las liquidaciones firmes.

Por tanto, una vez constatado que no ha existido incremento patrimonial, los pasos a seguir dependerán de:


- Si la liquidación de IIVTNU no es firme por no haber transcurrido más de un mes desde su notificación, habrá de interponerse frente a la misma el preceptivo recurso de reposición o reclamación económico-administrativa, según el caso. Si los mismos son desestimados, se podrá acudir a la vía jurisdiccional contencioso-administrativa dentro de los plazos establecidos legalmente.

- Si la liquidación de IIVTNU es firme, será necesario poner en marcha alguno de los mecanismos previstos por el ordenamiento para la revisión de actos tributarios firmes, como el de revisión de actos nulos de pleno Derecho.

- En caso de que el IIVTNU se sujete a régimen de autoliquidación, y ésta no haya sido objeto de comprobación y liquidación por la Administración, habrá de instar un procedimiento de rectificación de autoliquidaciones y solicitar la devolución de lo ingresado indebidamente.


Si en los últimos años ha transmitido un inmueble o lo ha adquirido por herencia o donación, y desea consultar con un especialista sobre si puede solicitar la devolución del mismo, contacte con nosotros.


108 views